domingo, 14 de agosto de 2022

Nueva clase La Premiére de Air France: Más que un asiento, una suite privada

[b]Nueva clase La Premiére de Air France: Más que un asiento, una suite privada[/b]

A partir de septiembre de 2014, 19 Boeing 777-300 de Air France serán equipados con la nueva cabina La Première, una verdadera joya que contará con cuatro suites de lujo de tres metros cuadrados, y que asegurará total privacidad y comodidad de los pasajeros. Bienestar, relajación y serenidad son atributos que van de la mano y que los clientes buscan para un viaje excepcional. Una vez a bordo, el huésped de La Première se sentirá como en su casa, acomodado en un asiento que se adapta a cualquier morfología y que permite descanso único. “De todos nuestros productos y servicios, nuestra nueva suite de La Première, es el que mejor representa nuestro compromiso con la excelencia y la verdadera experiencia de viaje “à la française”. Es el que mejor ilustra nuestra intención de reconquista y nuestra ambición por seguir creciendo en el ámbito global”, declaró Frédéric Gagey, Presidente y Director General de Air France.

Los viajeros chilenos podrán disfrutar la exclusividad de las suites La Première en sus viajes desde París hacia 25 los destinos de largo recorrido operados en Airbus A380 y en Boeing 777 que cuentan con esta cabina:

– África y Medio Oriente: Abidjan, Abuja, Beirut, Duala, Dubái, Johannesburgo, Luanda, Libreville, Malabo, Port Harcourt y Yaundé
– Asia: Hong Kong, Pekín, Kuala Lumpur, Shanghai, Tokio, Seúl y Singapur
– Norte y Suramérica: São Paulo, Atlanta, Boston, Houston, Los Ángeles, Nueva York y Washington.

Dormir en una de las suites de La Première es una experiencia exclusiva, comparable a pasar la noche en un palacio.

En un instante, el asiento, con brazos completamente retráctiles, se transforma en una cama de más de dos metros de largo, dejando un amplio espacio de 77 centímetros de ancho. Cada pasajero cuenta con una pantalla táctil personal de alta definición de 61 centímetros, la más grande jamás vista al interior de un avión. Cuando el pasajero está listo para dormir, los miembros de la tripulación instalan un colchón sobre el asiento, para una comodidad impecable, y entregan una almohada con una funda 100% de algodón y un cobertor Sofitel my Bed ®.

Con sus costuras, toques de madera y metal, la suite representa lo último en sofisticación, hasta los más mínimos detalles. El “efecto cuero” de las paredes de la cabina, el cuero de alta calidad de los reposacabezas y reposabrazos, la suave tela tramada de la tapicería que evoca el tweed, y la gamuza que cubre los distintos compartimentos de almacenamiento, logran un ambiente sofisticado con un imponente toque de elegancia.

Esta suite también puede compartirse con un compañero de viaje, ya sea para cenar, para conversar o sostener una reunión. Frente al asiento principal, se ubica un cómodo banquillo otomano, transformando el lugar en lo que el pasajero desee: un salón, un restaurant o un área de trabajo. Air France encarna la elegancia francesa en toda su expresión, reflejada en la elección de texturas y materiales, y enfocada siempre en entregar comodidad absoluta. Con sus costuras, toques de madera y metal, la suite representa lo último en sofisticación, hasta los más mínimos detalles. El “efecto cuero” de las paredes de la cabina, el cuero de alta calidad de los reposacabezas y reposabrazos, la suave tela tramada de la tapicería que evoca el tweed, la gamuza que cubre los distintos compartimentos de almacenamiento, los pespuntes y los detalles de madera y metálicos, logran un ambiente sofisticado con un imponente toque de elegancia.

Compartir artículo