martes, 05 de julio de 2022

Sigue creciendo el tráfico aéreo mundial de pasajeros, pero disminuye el de carga

[b]Sigue creciendo el tráfico aéreo mundial de pasajeros, pero disminuye el de carga[/b]

Mientras el tráfico aéreo mundial de pasajeros cerró septiembre con una mejora de 5,6% con respecto a igual período de 2010, el de mercancías registró descensos por quinto mes consecutivo y se contrajo un 2,7% en esta oportunidad, informó la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), destacando que la tendencia a la baja en la demanda de carga está en línea con la caída de la confianza de empresas y consumidores.

De hecho, en su informe sobre los resultados del sector aéreo en septiembre, la IATA, que aglutina a aerolíneas que cubren más del 90% del tráfico mundial, aseguró que la fortaleza de la demanda de pasajeros en ese mes fue una “agradable sorpresa”, y recordó que la industria prevé un debilitamiento también en este indicador según se avanza hacia finales de año.

Así lo recalcó el consejero delegado y director general de la IATA, Tony Tyler, quien dijo que el continuado crecimiento del tráfico, a pesar de la debilidad económica, “refleja la robustez de los mercados emergentes y la reserva anticipada de principios de año, cuando la confianza económica era mayor”.

En concreto, en el mes analizado, el tráfico global de pasajeros registró un crecimiento de 6,6% y mantuvo mayor dinamismo que los mercados domésticos, que ya comenzaron a mostrar tasas de incremento más moderadas, de un 3,8% como media en comparación con igual etapa del año anterior, según refirió la asociación.

Abunda además el reporte, difundido en detalles por Europa Press, que el factor de ocupación se mantuvo en septiembre en un 79,5%, 0,6 puntos por debajo de septiembre de 2010.

Los mayores niveles de ocupación se registraron en EEUU (82,6%) y en Europa (82,4%), y el factor de ocupación de las aerolíneas de Asia-Pacífico descendió hasta el 76%, debido a que las mismas crecieron notablemente en la incorporación de nuevos aviones a sus flotas. Sin embargo, Latinoamérica sigue siendo la región con mayor crecimiento en la demanda y la capacidad.

[b]Comportamiento de la demanda por regiones[/b]

Las aerolíneas latinoamericanas transportaron un 10,6% más de viajeros en septiembre, impulsadas por las “robustas condiciones económicas en sus países”, que también llevaron a incrementar capacidad, consideró la IATA.

Detrás de ellas se ubicaron las Oriente Medio y Europa, con sendos aumentos del 9,1 y 9,2% respectivamente. En el caso de Europa, la asociación atribuye este avance a que la debilidad del euro ha hecho que el Viejo Continente sea un destino más atractivo para el turismo.

Por su parte, en Asia-Pacífico, la demanda aumentó un 4,3% frente a un mejoramiento del 6,3% en la capacidad. La IATA destacó además que en India y China el mercado doméstico creció con fuerza, a diferencia del internacional que se ralentizó.

Finalmente, las compañías que operan en el continente africano aumentaron el número de pasajeros transportados en un 5% y la capacidad en un 5,2% con respecto a septiembre de 2010.

[b]A la baja en el tráfico de mercancías[/b]

En cuanto al tráfico de carga, los volúmenes se redujeron «significativamente» durante el tercer trimestre del año. En septiembre, los de carga se situaron un 5% por debajo de los registrados a finales del primer trimestre, lo que refleja un deterioro en el comercio y en las condiciones globales de la economía.

La IATA recordó en su informe que este tipo de transporte siempre refleja más rápidamente lo que sucede en el entorno económico, y que terminará afectando a toda la industria.

De acuerdo con los resultados de un sondeo realizado recientemente por la asociación, existe un gran deterioro de las expectativas de rentabilidad en la industria aérea para los próximos doce meses, con una mayor preocupación en el aumento de los costes unitarios.

IATA ha previsto que los beneficios de las aerolíneas desciendan desde 6.900 millones de dólares (4.900 millones de euros) en 2011 hasta 4.900 millones de dólares (3.500 millones de euros) en 2012, con un margen del 0,8%, y por ello pidió que los gobiernos no incrementen la presión fiscal sobre las tasas de la aviación, y se busque una respuesta internacional y coordinada frente a la crisis actual.

Compartir artículo