jueves, 07 de julio de 2022

Tráfico aéreo mundial creció un 5,9 por ciento en julio impulsado por temporada estival, confirmó IATA

[b]Tráfico aéreo mundial creció un 5,9 por ciento en julio impulsado por temporada estival, confirmó IATA[/b]

Con un alza que va más allá de la fluctuación estacional que tradicionalmente se reporta en julio, por la temporada estival en el hemisferio norte y las vacaciones en muchos países, el tráfico aéreo mundial de pasajeros registró en ese mes un crecimiento del 5,9% con respecto a igual período de 2010, informó la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que añadió que en cambio el tráfico de carga retrocedió un 0,4%, con lo que prosigue su tendencia al estancamiento y se confirma que la debilidad del comercio mundial ya está teniendo repercusión en este sector.

Según un despacho especial de Europa Press basado en el informe de la IATA, el director general y consejero delegado de esa organización, Tony Tyler, reconoció que el tráfico aéreo se ha estado beneficiando de una previsión económica optimista a principios de año, aunque ahora, “con la bajada de la confianza del consumidor, la debilidad del comercio mundial y el encarecimiento de los precios del crudo, se espera una ralentización en su crecimiento para finales de año”.

«Ya estamos apreciando esto en los mercados de carga, que mostraron un retroceso del 0,4% con respecto al año anterior», destacó Tyler, quien recalcó que la crisis financiera global ha costado a las compañías aéreas ya dos años de crecimiento.

[b]América Latina, la región con mejores resultados[/b]

Por mercados, las aerolíneas latinoamericanas fueron las que registraron un mejor rendimiento, con un crecimiento del tráfico aéreo del 10,3% en julio respecto al mismo mes del año anterior, y tras un incremento medio de capacidad del 7,2%, que impulsó el factor de ocupación al 82,6% en la región. Este crecimiento se sostuvo por el empuje de las economías regionales y la liberación de los mercados, consideró la IATA.

En cambio en Europa, si bien la crisis de la deuda continúa arrojando incertidumbre sobre el panorama económico, las aerolíneas se están beneficiando de una «fuerte expansión» de la demanda interna y del cambio de moneda. El tráfico de vuelos en ese continente aumentó un 9,3% en el mes en análisis, con un incremento del 8,9% de la capacidad. El factor de ocupación se situó en el 85,1%, porcentaje solo superado por las compañías norteamericanas.

Refiere el reporte oficial que estas últimas registraron el factor de ocupación más alto del período, hasta el 86,8%. El crecimiento de la demanda en esa zona fue del 3,9%, frente a un alza de 4,4% en capacidad.

En Oriente Medio, la demanda se incrementó un 9,7% en julio, por encima de la oferta, que creció un 8,9%, y el factor de ocupación se situó en el 81,4%. Por su parte, las compañías africanas experimentaron un alza del 6,6% en el tráfico aéreo, frente al aumento del 4,9% de la oferta. El factor de ocupación en la región alcanzó el 73,1%.

Sin embargo, el resultado más preocupante de este mes lo aportó la zona de Asia-Pacífico, con un panorama económico que la IATA calificó de “decepcionante” y que según consideró podría frenar el tráfico aéreo en la región. La demanda allí creció un 4,9% en julio, por debajo del incremento de la oferta (+5,8%), con un coeficiente de ocupación del 80,2%.

Incidieron en estas cifras, en lo fundamental, la debilidad que vive Japón como mercado tras el terremoto y el tsunami que afectaron severamente a ese país, y un crecimiento más lento que se reporta en China. Esta coyuntura ha obligado a las aerolíneas asiáticas a ajustar sus negocios y planes de expansión, una situación que debe mantenerse en los próximos meses, concluyó la patronal del sector aéreo.

Compartir artículo