miércoles, 07 de diciembre de 2022

Inauguran el tren turístico de Espiritu Santo

En enero de 2010 comenzó a operar el nuevo Tren de las Montañas Capixabas, una forma diferente de recorrer el hermoso paisaje del interior de este Estado, ubicado entre los Estados de San Pablo y Bahía, sobre miles de kilómetros de playa de la costa de Brasil.

El tren recorre 46 kilómetros de aventura, historia, cultura y bellos escenarios naturales así como varios pueblos cuyo folklore alegra el viaje entre cascadas, ríos correntosos y terrenos de Mata Atlántica.

Este nuevo paseo se organiza en ocho rutas. El punto de partida es Viana, una ciudad pequeña que tiene para mostrar su Casa de la Cultura, una de las construcciones más antiguas del estado y donde alguna vez se hospedó el emperador Don Pedro II. El paseo se puede combinar con propuestas terrestres como caminatas, práctica de parapente y ferias artesanales.

El siguiente destino es Domingos Martins, uno de los tres mejores climas del mundo, un túnel del tiempo donde se reconoce la inmigración europea de italianos y alemanes a través de la gastronomía., la cultura y la arquitectura. El Museo Histórico reúne recuerdos de aquellos tiempos y del mártir Domingos Martins. También se puede recorrer el Orquidiario Roberto Kautsky con más de 700 especies de orquídeas y el Parque Estatal Pedra Azul, uno de los íconos del Estado.

Marechal Floriano, la Ciudad de las Orquídeas, está rodeada de añosos árboles que esconden una flora y fauna rica que fue abrigo de inmigrantes que le dan a la localidad un halo de hospitalidad poblana rica en tradiciones y pasado cultural.

Los italianos dejaron huella en Araguaia, la última parada del Tren, donde muchas casas conservan su arquitectura original y la Casa Rosa guarda mobiliario y utensilios de época. El Centro Cultural Ezequiel Ronchi también guarda fotografías y piezas que simbolizan la historia del Estado.

Son en total ocho rutas combinables a bordo del Tren de las Montañas Capixabas, las cuales permiten disfrutar del interior de un lugar poco descubierto por el viajero argentino, quien también encontrará miles de kilómetros de playas y toda la alegría brasileña, en ciudades seguras donde caminar y pasear y divertirse bajo el sol son la principal consigna.

Compartir artículo